Fedra Sans fue encargada originalmente por Ruedi Baur Integral Design de París como fuente corporativa, uno de los elementos de la nueva identidad visual de Bayerische Rück, una empresa alemana de seguros.

Según la empresa que encomendó el trabajo, el objetivo era «desprotestantizar la Univers», la tipografía que Bayerische Rück había utilizado desde que Otl Aicher diseñara la primera identidad visual de la empresa en la década de 1970. La tipografía refleja el pedido original: humaniza el mensaje que comunica y le agrega una elegancia sencilla e informal. El criterio fundamental fue crear una tipografía que funcionara igualmente bien en papel y en la pantalla de la computadora, y que lograra ser coherente en todas las plataformas informáticas.

Después de completar y digitalizar las primeras versiones de la tipografía, Bayerische Rück canceló el proyecto debido a que fue adquirida por una empresa multinacional aun más grande. Esto puso punto final a la historia de la fuente personalizada.

En vista de que ya había invertido bastante esfuerzo en la tipografía, decidí completarla agregándole pesos adicionales y fuentes expert. Poco antes de la fecha prevista de su lanzamiento, entraron ladrones en mi estudio y se llevaron mis computadoras y el sistema de back-up que contenía todos los datos de la fuente. Lo que en un primer momento pareció ser el mayor de los desastres para un diseñador, resultó en cambio beneficioso para Fedra. El incidente demoró su lanzamiento y me permitió reexaminar las decisiones tomadas al comienzo sobre la base de que la fuente sería de uso exclusivo de la empresa y que no estaría disponible para el público. La nueva versión es más versátil, ofrece una mayor variedad de fuentes y una cantidad de detalles tipográficos especiales. Se modificó el espaciado de la fuente, así como la inclinación de las itálicas. Muchos caracteres se dibujaron nuevamente, creando así una familia tipográfica más flexible.

En la actualidad Fedra Sans también posee juegos de caracteres cirílicos, griegos, bálticos, centroeuropeos y turcos. Su ancho y su espaciado generoso son características típicas de fuentes diseñadas para la pantalla de la computadora. Este agregado a la familia es una versión condensada que tiene por objeto complementar Fedra Sans y Sans Alt. Fedra Sans Condensed se creó sobre todo para material impreso, en el cual el ancho variable de las letras puede ser útil al componer textos complejos. Obviamente, la fuente también puede utilizarse cuando se necesita ahorrar espacio.

Fedra Serif
Fedra Serif no se inspiró en el pasado; por el contrario, es una tipografía sintética en la que se combinan decisiones estéticas y tecnológicas. Fedra compatibiliza formas aparentemente contradictorias de construir caracteres en una fuente armoniosa. Su raíz humanística (el ritmo de la escritura a mano se equilibra con un estilo de dibujo racional, la tosca retícula de la pantalla de computadora).

Fedra Serif tiene cuatro pesos, itálicas, versalitas y juegos expert para cada peso, además de cuatro sistemas numéricos (proporcional, numerales en los que todos los números se apoyan en la línea de base; numerales de estilo antiguo; numerales tabulares, de ancho fijo; y fracciones). La fuente también incluye dos versiones con distintos largos de ascendentes y descendentes (el largo de los bastones). La versión A se corresponde con las proporciones de Fedra Sans y tiene una gran altura de x y bastones cortos, características que la hacen sumamente apropiada en los cuerpos más pequeños y en impresiones de baja resolución. En la versión B el largo de los bastones es más prolongado (hasta en un 12 por ciento) y tiene un mayor contraste entre las partes gruesas y finas de los caracteres. Ambas versiones tienen los mismos anchos de letra y pares de kerning, para que puedan intercambiarse en el cuerpo de un texto sin que haya que reformatear el texto. Utilizadas en combinación, estas variantes constituyen una tipografía capaz de solucionar hasta las situaciones tipográficas más complejas.

Es práctica común presentar a una nueva tipografía como la solución a un problema particular. Fedra Serif intenta ir más allá de la simple función del diseño tipográfico de solucionar problemas. Es un ejemplo de tipografía contemporánea que refleja su postura histórica y las motivaciones en que se sustenta su diseño, como se analiza en el ensayo Historia de una fuente nueva.

Fedra Display
Fedra Sans, Fedra Serif A y Fedra Serif B fueron diseñadas como fuentes para texto; funcionan bien en textos largos y hasta en cuerpos muy pequeños (5 o 6); algunas de las decisiones de diseño se tomaron con el fin de optimizar el uso de la tipografía en tamaños chicos para texto. Serif B, con sus proporciones levemente distintas y su mayor contraste entre rasgos gruesos y finos, es adecuada para usarla en cuerpos mayores, pero aun así no es lo que típicamente se conoce como una fuente display.

En vez de extrapolar las versiones más livianas de Fedra Sans para su uso como fuente display, se decidió diseñar una nueva familia especial. Esto permitió cambiar el espaciado y el kerning de los signos para su uso en tamaños mayores. El espaciado de letras y palabras es más ajustado, los numerales que cuelgan bajo la línea de base y los símbolos monetarios se reemplazaron por signos alineados con la línea de base, y se modificó el diseño de muchos caracteres. La diferencia principal, no obstante, radica en el peso de las fuentes: fino, extrafino y superfino (este último lleva la ligereza de la fuente al límite). Los trazos son casi unilineales, con pequeños matices para la corrección óptica de algunos puntos críticos. Sobre esta base diseñamos una versión condensada (que ocupa el 81 por ciento del espacio de una fuente de ancho regular) y una versión comprimida (que ocupa apenas el 55 por ciento), apropiada para la composición compacta de textos. Las versiones comprimidas no fueron creadas para utilizarlas en cuerpos para texto; no obstante, lo que determina el tamaño más pequeño que se puede usar es la resolución del dispositivo de salida. En una pantalla de computadora o en una impresora de muy baja resolución un cuerpo 20 es el mínimo aceptable, mientras que con una impresora de alta resolución como, por ejemplo, una impresora offset, las fuentes son suficientemente legibles a partir de un cuerpo 11.

Debido al espacio reducido en que se dibujan las letras, la mayoría de las fuentes angostas se tornan geométricas, con líneas verticales rectas en vez de curvas. Fedra Display, por el contrario, mantiene las curvas que caracterizan el diseño original. Es ideal para grandes titulares, donde el espacio es limitado y se desea una fuerte imagen contemporánea.

Fedra Sans Display también contiene un juego de ligaduras diseñado para su uso en tamaños más grandes. Todas las versiones incluyen ligaduras y ornamentos, que son accesibles como ligaduras discrecionales (en OpenType) o glifos individuales en juegos expert.

Fedra Display fue diseñada con la colaboración del diseñador tipográfico holandés Pieter van Rosmalen.